LOGO

¿Tiene sentido tener fe hoy en día?
¿Dónde encontrar las respuestas a nuestras inquietudes más profundas?
¿Cuáles son las razones para creer?

  • Home  /
  • vida   / eutanasia   /
  • Eutanasia para niños menores de 12 años, la guerra de los pro-choice
Eutanasia para niños menores de 12 años, la guerra de los pro-choice belgium-euthanasia-for-children Full view

Eutanasia para niños menores de 12 años, la guerra de los pro-choice

El país que se convirtió en cuna de la eutanasia lucha ahora por la legalización de la muerte asistida para niños menores de 12 años.

R. Cuervas-Mons / Gaceta.es

Holanda. ‘Cuna’ de la eutanasia. El profesor de Pediatría de la Universidad de Groningen, Eduard Verhagen, explica con calma la discriminación legal que a su juicio supone que los niños menores de 12 años no puedan pedir al médico que ponga fin a su vida cuando los mayores de 12 y, por supuesto, los de 18, sí pueden. “Creemos que un límite de edad arbitrario como los 12 años debe eliminarse. Debe ser la capacidad de cada niño en cada caso lo que se analice y, si un niño menor de 12 cumple las mismas condiciones que otro mayor, los pediatras deben poder actuar, no como ahora que están impotentes. Es hora de hacer frente a este problema”.

Miembro de la comisión ética de la Asociación Holandesa de Pediatría, Verhagen reconoce haber acabado con la vida de cuatro pequeños -lo hizo en un artículo titulado Por qué practico la eutanasia infantil publicado en el diario El Mundo en 2014- ydefiende la eutanasia como la única opción para pacientes con enfermedades incurables. Si bien la legislación holandesa actual permite que los niños de 12 años o más pidan la eutanasia con la aprobación de sus padres, en la clínica de Verhagen también se puede ‘interrumpir la vida’ de los pacientes más pequeños que cumplan cuatro requisitos: “sufrimiento inútil e insoportable; consentimiento de los padres a la eutanasia; consulta médica previa y ejecución cuidadosa de la eutanasia”. “Se trata de situaciones excepcionales extremas de niños que van a morir pronto”, señala Verhagen, que lamenta que la ley no contemple ofrecer a los progenitores de estos pequeños, ni a ellos mismos, la posibilidad de “morir de una manera digna”.

Precisamente este concepto de muerte digna fue el que se utilizó para justificar y legalizar la eutanasia en adultos, que posteriormente se ha ido extendiendo a jóvenes y niños. Entonces, los defensores del fin natural de la vida alertaban -haciendo uso de la teoría de la pendiente resbaladiza- de cómo legalizar la eutanasia para ciertos casos desembocaría, inevitablamente, en la expansión de esta práctica. Entonces se les tachó de exagerados. Más de una década después la realidad dice que se han quedado cortos.

“No hay límite a la cultura de la muerte una vez que comienza”, señala en National Review el experto en bioética Wesley Smith. “Ahora un importante pediatra quiere que los límites de edad para la eutanasia en Holanda desaparezcan”, lamenta Smith, que señala que, como con todos los límites anteriores, el de enfermedad terminal también se superará. De hecho, desde la Coalición para la Prevención de la Eutanasia se denuncia el caso de Laura, una joven de 24 años sana que morirá por eutanasia este verano por “razones psicológicas”, es decir, un suicidio asistido a una persona que podría recibir tratamiento médico pero que ha preferido la muerte.

Una posición, la de Verhagen, que contrasta con la de asociaciones como Porque viven, que fomenta el desarrollo de los cuidados paliativos pediátricos y trabaja por el cuidado integral tanto de los pequeños diagnosticados de una enfermedad letal como de su familia. “Bienestar físico, psicológico, social y espiritual” es lo que busca esta asociación que, al contrario que Verhagen, cree no en ayudar a morir a los niños, sino en ayudarles a vivir lo mejor posible hasta el final de su vida.

Written by Rafael de la Piedra