LOGO

¿Tiene sentido tener fe hoy en día?
¿Dónde encontrar las respuestas a nuestras inquietudes más profundas?
¿Cuáles son las razones para creer?

  • Home  /
  • Noticias Destacadas   /
  • Impresionante y contagiante optimismo, fe, determinación y voluntad de vivir dan fuerza al portero Jackson Follmann
Impresionante y contagiante optimismo, fe, determinación y voluntad de vivir dan fuerza al portero Jackson Follmann jackson-follmann Full view

Impresionante y contagiante optimismo, fe, determinación y voluntad de vivir dan fuerza al portero Jackson Follmann

Con la pierna amputada tras el accidente del Chape, al deporte paralímpico: un superviviente decidido a superarse.

http://es.aleteia.org

La tragedia que vivió la delegación del Chapecoense, que se cobró la vida de 71 personas en 29 de noviembre de 2016 en Colombia, sigue lastimando muchos corazones después de dos meses. Sin embargo, las historias de vida y superación no se rinden ante el dolor.

El portero Jackson Follman, de 24 años, es uno de los supervivientes con más secuelas: sufrió la amputación de la pierna derecha, debajo de la rodilla, y necesitó una operación también en el tobillo izquierdo. Incluso así, el valiente Follman ya está dando sus primeros pasos en el Instituto de Prótesis y Órtesis, el IPO, en San Paulo, y con su nueva pierna biónica, pretende seguir en el deporte: él no sólo quiere seguir en el Chapecoense, llevando a cabo un cargo administrativo, sino también sueña con volverse atleta paralímpico de alto rendimiento.

El joven se muestra determinado y, al mismo tiempo, prudente y equilibrado:

“Voy a conocer todas las modalidades a las que mi cuerpo puede adaptarse más rápido. Voy a practicar la que me proporcione más seguridad, la que me haga sentir mejor. Y, quizá, pueda estar en los Paralímpicos de aquí a unos años. Necesito calma. Hay muchas cosas que quiero hacer y, primero que nada, voy a aprender y explorar mi nueva condición”.

En el hospital en Chapecó, Follman recibió la visita del paralteta Renato Leite, del equipo de voleibol de Brasil que disputó los Juegos de Río de Janeiro el año pasado, pocos meses antes del accidente del portero.

“Hice una buena amistad con Renato, pero no hablé mucho sobre su modalidad de deporte. Tengo curiosidad de saber cuáles son las opciones para las personas con prótesis. Pero ahora es momento de recuperarme”.

Ser paratleta de alto rendimiento no es algo fácil ni siquiera para un profesinal de fútbol. Follman necesitaría adaptarse a una modalidad a la que no está acostubrado. Incluso así sus habilidades como portero, junto con su biotipo de atleta, puede ayudar en ciertas modalidades.

Para Ciro Winckler, del Comité Paralímpico Brasileño, “él parece tener un perfil bueno para la natación. Pero, para llegar a un alto nivel, un atleta necesita por lo menos diez años de entrenamiento. Ya en deportes de silla de ruedas, él tendría que desarrollarse para ponerse en marcha. Puede ser interesante practicar voleibol, pues él ya tiene habilidad con la pelota, tiene una característica parecida. Tendría las condiciones para evolucionar”.

No faltan ejemplos de éxito de otros atletas.

El portero Bruno Landgraf, convocado para las selecciones brasileñas sub 17 y sub 20, quedó tetraplégico en 2006, pero disputó las Paralimpiadas de Londres en 2012 y de Río en 2016 como paratleta de vela.

El piloto italiano de CART Alessandro Zanardi, que necesitó una amputación parcial de las dos piernas, ganó nada menos que 4 medallas de oro y 2 de plata en la modalidad handbike de ciclismo, que también disputó en las dos últimas ediciones de los Juegos Paralímpicos.

 

Written by Rafael de la Piedra