LOGO

¿Tiene sentido tener fe hoy en día?
¿Dónde encontrar las respuestas a nuestras inquietudes más profundas?
¿Cuáles son las razones para creer?

La Sábana Santa es un mensaje de amor MCL-Expo-Sábana-Santa-041 Full view

La Sábana Santa es un mensaje de amor

Les comparto una entrevista a mi gran amigo Adolfo Orozco de México con ocasiónde una excelente exposición acerca de la Sábana Santa.

Entrevista con Adolfo Orozco/ Presidente del Centro Mexicano de Sindonología
Por: Jacquelin Ramos

http://www.siempre.mx/2017/05/la-sabana-santa-es-un-mensaje-de-amor/

Se dice que es uno de los objetos más estudiados por el hombre en su historia. Lo ha estudiado la física, la biología, la ciencia, llegando hasta incluir la numismática para analizar aquel trozo de 4.30 cm por 1.10 cm de lino viejo manchado de sangre, con una extraña imagen del cuerpo de un hombre con visibles signos de tortura, que corresponde, según el cristianismo, a la coronación de espinas, la flagelación, crucifixión y lanzada en el costado de Jesús de Nazaret, la cual nombran el Sudario de Turín, o mejor conocida como la Sábana Santa.

La imagen del lienzo —ubicada actualmente en la capilla real de la catedral de San Juan Bautista, en Turín, Italia— es anatómicamente correcta, sin fallo alguno. Contiene datos que no fueron conocidos por la ciencia médica hasta bien entrado el siglo XX. Pero es su formación a la que el hombre del siglo XXI sigue sin dar respuesta a esas pesquisas para saber, no solo a quién exactamente perteneció este objeto, sino además entender esa búsqueda por nuestros orígenes; así lo señaló en entrevista para Siempre! Adolfo Orozco, presidente del Centro Mexicano de Sindonología.

“Para los creyentes es una reliquia que refiere a Jesucristo directamente, por lo que la convierte en el objeto religioso más importante de la Iglesia católica, por el simple hecho de tocar el cuerpo resucitado de Cristo, que es el centro de la creencia cristiana”, dice Orozco.

Argumentó que para el no creyente es un misterio, porque a pesar de todos los trabajos y los estudios que se le han aplicado a la Sábana Santa, sobre todo desde que se descubrió que la imagen grabada es una imagen estampada en forma de un negativo natural, hasta la fecha la ciencia no ha podido explicarlo. La única hipótesis que encontraron los científicos para explicar esta efigie “fue la de una radiación”, explicó.

No obstante esta conjetura, señala Orozco, tampoco pudo explicar cómo de un cadáver, de una persona muerta, puede emitirse una radiación y que deje grabada una imagen como la del Síndone. Es ahí que para el escéptico es fundamental encontrar explicación a todos los hechos que siguen sin resolver. “A pesar de todos los esfuerzos de la ciencia más adelantada, no logramos encontrar una explicación natural para la imagen de la Sábana Santa”.

Una fotografía, el inicio

El hombre como tal tiene una curiosidad innata, sea el objeto que sea, si contiene algún misterio, será entonces un reto a la inteligencia, señaló el físico de la UNAM. Por lo que los orígenes del sudario y su figura son objeto de debate hasta nuestros días.

Algunos sostienen que el sudario es la tela que se colocó sobre el cuerpo de Jesucristo en el momento de su entierro, y que el rostro que aparece es el suyo. Otros afirman, añade Orozco, que este objeto fue creado en la Edad Media. La Iglesia católica no ha manifestado oficialmente su aceptación o rechazo hacia el sudario, pero en 1958 el papa Pío XII autorizó la imagen en relación con la devoción católica hacia la santa faz de Jesús.

“Se puede considerar que la utilización de nuevas tecnologías en el estudio del sudario comienza en 1898, cuando el fotógrafo amateur Secondo Pía observó que en los negativos de las tomas que había realizado se podía ver con más nitidez la imagen del cuerpo. Tras ese descubrimiento, la Sábana se convirtió en el objeto mas estudiado de la humanidad, creando una división entre la propia comunidad científica”.

El método del carbono 14 ya es historia

En 1988 la comunidad científica propone una datación de la tela mediante la técnica del carbono 14. Una parte del tejido es sometido al análisis. Tres laboratorios harían la prueba de forma independiente. La zona elegida es un fragmento de una esquina de apenas 8 cm.

“La prueba del carbono 14 es diseñada específicamente para conocer la antigüedad de un objeto a través de una muestra biológica, porque una vez que un animal, una planta o un ser humano mueren, deja de adsorber carbono 14, entonces ese carbono 14 se va desintegrando a una tasa conocida como vida media, de aproximadamente 5,730 años”, explica el físico egresado de la Facultad de Ciencias de la UNAM.

Con este método se llegó a la conclusión, añade el especialista también en geofísica, de que el lino había sido cosechado entre el año 1260 y 1390 d. C., lo que indicaba que no podía ser la tela que envolvió el cuerpo de Jesús, que “la Sábana Santa era falsa”.

Sin embargo, a principios del siglo XXI, sobre todo en 2005, se publicó un articulo muy serio del científico Ray Roger, que certificaba que en la zona donde se tomaron las muestras para las pruebas del carbono 14 tiene características químicas distintas al resto de la Sábana Santa.

“Todo indicaba que las muestras que se tomaron tienen parte de tela antigua y parte de tela joven —digámoslo así—, es decir que en los siglos XIV, XV o XVI, no se sabe exactamente, hubo un remiendo en esa esquina de la Sábana Santa”.

MCL-Expo-Sábana-Santa-003

Eso explicaría, comenta Orozco, que las muestras eran inestables y oscilantes, porque no se tomaron la muestras adecuadas, y seguramente habían tomado un pedazo de un lugar que tenia tela joven. Que si bien la prueba del carbono 14 como tal estuvo bien hecha, las muestras que se tomaron no fueron las adecuadas para representar el Sudario de Turín. Por lo que se concluyó que el resultado del carbono 14 “no representaba realmente la edad de la Sábana Santa en su conjunto”.

Para la actualidad, para los científicos, indica el especialista, dedicados al tema del carbono 14, las pruebas de 1988 son “historia o anécdota”. Se sabe que fallaron, aunque desgraciadamente esto no ha permeado tanto en los medios de comunicación. En los medios siempre fue muy sonado el experimento, pero nada más. Ahora que se sabe que esas pruebas a final de cuentas no son negativas, no han trascendido a la opinión publica, dando por concluido el caso de la Sábana Santa con la datación del carbono 14.

“Todo esto del carbono 14 ha servido para presentar nuevas propuestas, para repetir la pruebas con técnicas más refinadas, solo falta que la Iglesia las acepte, porque es la única dueña de la Sábana Santa”.

El síndone, el don de lenguas

Como científico, asegura el presidente del CMS, y como creyente, la Sábana Santa es un tema fundamental para esta época. Se ha dicho que tiene el don de lenguas, porque en cada época le habla a la gente de esa época, en el idioma en que la gente entiende, y la Sábana Santa se lo esta dando a través de la ciencia.

Realmente en estos momentos de tanto odio, hablar del tema de la Sábana Santa es como si Cristo deseara manifestar a la gente a través de un mensaje de amor, un mensaje de comprensión para todos los seres humanos, creyentes o no creyentes.

Es un objeto que siempre ha estado presente en los descubrimientos del hombre: cuando se descubrió la fotografía, se creyó que la Sábana era un negativo. Cuando descubrieron los rayos X se creyó ver en ella una placa radiográfica. Cuando se descubrieron las tres dimensiones, la imagen contenía información tridimensional. Los nuevos descubrimientos hablan de que la imagen puede ser un holograma cuántico. Este trozo de tela contiene más información de la que hombre del siglo XXI puede comprender.

Por ello, cada quien responderá la pregunta de quién es el hombre de la Sábana Santa. Hay que recordar que la Sábana Santa no es un dogma de fe, “la Iglesia no impone a nadie que crea en este pedazo de tela, todo mundo es libre para que acepte o no la Sábana Santa”, concluye la entrevista Alfonso Orozco.

Queremos contar la historia de la Sábana Santa: Álvaro Blanco

Por primera vez en la historia, una exposición itinerante analiza este objeto lleno de ciencia, misterio y fe. Se trata de la muestra “La Sábana Santa” instalada a un costado de la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México.

“Se realizó esta exposición a manera de contar la historia de la Sábana Santa. Durante cinco años se consiguió recopilar una cantidad de piezas y de datos de todo lo que se ha publicado sobre esta pieza, que junto con otras obras más —50 de ellas originales— se consiguió hacer esta exposición, que es considerada la más grande del mundo; donde el facsímil del síndone es una de las más importantes, aunque lo más significativo de esta muestra es la historia en sí de la Sábana Santa”, asegura en entrevista para Siempre! el curador de la muestra, Álvaro Blanco.

Las 250 piezas de las que consta la exposición —dice el curador— provienen de varias partes del mundo, principalmente de Italia y España; entre ellas hay dos relicarios de los siglos XVII y XVIII con fragmentos de tela de la Sábana Santa; algunas monedas del siglo I, códices, copias de obras de arte, iconos, recreaciones, estudios arqueológicos, científicos y forenses; fotografías, maquetas, y otros objetos de interés, así como la reconstrucción de las heridas profesadas al hombre que aparece en el sudario.

“La muestra lleva al espectador a un recorrido histórico y de análisis científico que certifica la autenticidad del manto y que responde muchas inquietudes; además de que deja en claro los errores que se cometieron en el pasado, cuando se hicieron estudios del carbono 14, que fijó una fecha equivocada”.

Añadió que no es una exposición religiosa, sin embargo, era importante instalarla en un espacio vinculado a la Iglesia por la temática que toca. Además de que cuenta con 12 salas, que exhiben desde el descubrimiento del lienzo, sus primeros estudios, los hallazgos realizados en él, las investigaciones forenses y los estudios realizados por científicos por todo el mundo.

La exposición estará disponible hasta el 31 de agosto, de 10 de la mañana hasta las 7 de la noche, de manera gratuita, aunque se deben reservar boletos a través del sitio boletopolis.com

Written by Rafael de la Piedra