LOGO

¿Tiene sentido tener fe hoy en día?
¿Dónde encontrar las respuestas a nuestras inquietudes más profundas?
¿Cuáles son las razones para creer?

Por un instante, deja ver su rostro ce2a2e45-173e-4f0b-ba0d-a79b12bd670b-AP19023098721160 Full view

Por un instante, deja ver su rostro

Normalmente, el mal se presenta escondido, vestido de ángel de luz o agazapado tras justificaciones, excusas y engaños. En ocasiones, sin embargo, revela durante un instante su verdadero rostro, que es escalofriante.

http://www.infocatolica.com/blog/espadadedoblefilo.php/1902260212-por-un-instante-deja-ver-su-r#more37510

En Estados Unidos, durante las últimas semanas ese rostro escalofriante se ha revelado en varias ocasiones. Hace un mes, el Gobernador de Virginia, Ralph Northam, declaró que estaba a favor de que los abortos se realizaran hasta el momento mismo del nacimiento y que, si en esas circunstancias un niño nacía vivo, se le dejaría morir a no ser que la madre quisiera conservarlo.

Posteriormente, como preparación para un posible cambio de postura del Tribunal Supremo sobre el aborto, el Estado de Nueva York aprobó una ley que blindaba el aborto durante todo el embarazo, hasta su último día, con las justificaciones habituales de grave enfermedad del niño y la salud de la madre, y los estadounidenses contemplaron estupefactos las grandes sonrisas, alegrías y aplausos de los políticos que aprobaban la nueva ley. Otros estados han imitado ya o se preparan para imitar la ley neoyorquina.

Hoy, en el Senado norteamericano se ha rechazado un proyecto de ley que exigía algo que a cualquier persona decente del universo debería parecerle obvio: que a un niño nacido vivo se le proporcionaran los cuidados médicos que necesitase.

El proyecto de ley de Protección de los Supervivientes a un Aborto que Nacen Vivos, presentado por el Senador Ben Sasse, establecía que cualquier profesional de la salud que estuviera presente debería “emplear el mismo grado de profesionalidad, cuidado y diligencia para preservar la vida y la salud del niño que emplearía un profesional de la salud razonablemente diligente y cuidadoso en cualquier otro niño nacido vivo con la misma edad”. Asimismo, el profesional debería “asegurarse de que el niño nacido vivo fuera trasladado inmediatamente a un hospital e ingresado en él”.

Un profesional médico que no ofreciese esos cuidados al niño podría recibir una pena de cárcel (como sucedería si no prestase auxilio a cualquier otro niño), pero no se contemplaban penas para la madre. Se ampliaría así una ley firmada por el presidente Bush en 2002, que reconocía teóricamente los derechos de los niños nacidos, pero sin establecer penas para los médicos que no respetasen esos derechos ni imponer obligaciones concretas de proporcionarles cuidados médicos.

Para seguir tramitando el proyecto se necesitaba el voto de 60 senadores, pero solo se han conseguido 53. Es decir, 44 senadores han votado en contra de que un niño nacido vivo tenga derecho a recibir cuidados médicos (incluidos, por cierto, los principales candidatos a la presidencia en 2020). Tres senadores demócratas han votado a favor de la ley (Dios se lo recompense) y tres senadores republicanos no han estado presentes con diversas excusas .

El mismo Trump, que está muy lejos de ser una hermanita de la caridad, dijo que “este voto sería recordado como uno de los más escandalosos en la historia del Congreso de los Estados Unidos” y que “la postura del Partido Demócrata sobre el aborto es tan extrema que no les importa ejecutar bebés después del nacimiento”. Asimismo, una nueva encuesta muestra que, en el último mes, ha bajado sustancialmente el número de norteamericanos que se declaran a favor del aborto, horrorizados sin duda por todos estos entusiasmos que parece despertar el infanticidio en los políticos.

El mal se revela a cara descubierta. Aquí ya nadie puede alegar dudas sobre si se trata de un niño o no, porque el niño ha nacido como cualquier otro. Ya nadie puede presentar excusas sobre los derechos de la mujer, porque la mujer ya ha dado a luz. Así queda claro que los principales promotores de esas dudas y esas excusas, en realidad, no creían en ellas. Ya no hay margen para el autoengaño, ya no tienen cabida las tácticas para desviar la atención: lo que está en juego es el puro y simple deseo de matar a nuestros hijos cuando nos molestan.

El ídolo sediento de sangre deja ver su rostro repugnante. Y muchos que lo adoran apartan la vista por un momento para no verlo y mañana seguirán afanándose en servirlo. Quiera Dios que algunos recapaciten. Miserere nobis, Domine, miserere nobis.

Bruno M. es laico y ha sido bendecido por Dios con tres hijos y una esposa mucho mejor de lo que merece. A pesar de su escasa habilidad literaria, se empeña en ofrecer al mundo sus ocurrencias sobre todo y nada en este blog, siempre desde la fe católica y la razón. También colabora regularmente con Radio H.M. Para purgar sus pecados, forma parte del Consejo de Redacción de InfoCatólica.

Written by Rafael de la Piedra