LOGO

¿Tiene sentido tener fe hoy en día?
¿Dónde encontrar las respuestas a nuestras inquietudes más profundas?
¿Cuáles son las razones para creer?

  • Home  /
  • Arte   / Cine   /
  • X-Men, Batman, Spiderman… Estudian a los superhéroes desde la razón abierta de Benedicto XVI
X-Men, Batman, Spiderman… Estudian a los superhéroes desde la razón abierta de Benedicto XVI mcu_dc-01 Full view

X-Men, Batman, Spiderman… Estudian a los superhéroes desde la razón abierta de Benedicto XVI

Los superhéroes han invadido no solamente los cines, sino la cultura hodierna. Es muy interesante estudiar, entender y profundizar en este fenómeno mundial. Arturo Encinas lo hace de manera admirable en su libro “El antifaz transparente”.  Y ahora se embarca en una interesante iniciativa.  Por otro lado, les recomiendo ver el vídeo que he colocado sobre The Dark Knight” de Mons. Robert Barron.

http://www.religionenlibertad.com
Arturo Encinas Cantalapiedra es profesor en la Universidad Francisco de Vitoria (UFV) de Comunicación Audiovisual y Creación y Narración en Videojuegos. También es un investigador en temas de cinematografía y cultura popular y ha coordinado “El antifaz transparente”, (el link los lleva a Amazon.com) un libro de varios expertos sobre antropología en el cine de superhéroes.

Encinas ha escrito unas reflexiones sobre la importancia de este cine de superhéroes y cómo se puede estudiar desde la “razón abierta” que promulgaba el Papa Benedicto XVI, una “razón abierta” que es la perspectiva que quieren promocionar los Premios Razón Abierta (www.premiosrazonabierta.org) instaurados por la Fundación Joseph Ratzinger-Benedicto XVI y la UFV, dotados con cien mil euros repartidos en 4 categorías.

“El cine de superhéroes, a diferencia de otros géneros cinematográficos, conserva una cierta unidad en su visión del mundo y del ser humano”, señala. Y eso hace que sea un campo de investigación interesante. He aquí su reflexión.

La razón abierta y el cine de superhéroes
por Arturo Encinas

Las películas de superhéroes no reciben muchos premios. No hay demasiados títulos galardonados por la academia de cine norteamericana (y casi todos son Oscars a los efectos visuales o al maquillaje y al vestuario). Es más, la industria otorga premios importantes a obras que parodian las cintas del subgénero (véase Birdman, Alejandro G. Iñárritu, 2014).

La recompensa del cine de superhéroes es la implicación del público: cuenta con las películas más taquilleras de aquí a Mongolia, más o menos. Si este cine atrae a muchas personas es porque se identifican con él y eso es motivo suficiente para investigarlo a fondo.

En esta línea, me he encontrado con los Premios Razón Abierta, que celebran (y premian con 100.000 €, dato no menos relevante) esto que el público -aunque sea implícitamente- reconoce: una cosmovisión en donde el hombre tiene algo que descubrir sobre sí mismo y lo que le rodea, y, sobre todo, algo que preguntarse.

Es necesario indagar por qué los estudios yanquis siguen produciendo media docena de películas de superhéroes al año. ¿Será por algún tipo de convicción mitológica sobre la esencia de lo americano, o quizá porque los superhéroes hacen renacer en nosotros el niño que algún día fuimos? Nada de eso.

Sabemos que el cine de superhéroes interesa mucho porque genera gran cantidad de dinero. ¿Podría haber otra razón que moviera a los ejecutivos de Marvel a planificar sus lanzamientos cinematográficos a lustros vista?

Una unidad de visión

El subgénero del cine de superhéroes, a diferencia de otros “géneros” cinematográficos, conserva una cierta unidad en su visión del mundo y del ser humano. Sea cual sea la antropología implícita, subyacente, o como quiera llamarse, de estos filmes, interesa, atrae y, consecuentemente, influye a muchos.

Para el filósofo, el cinéfilo, el sociólogo, el humanista o el estudioso de la cultura contemporánea este dato es especialmente relevante. La constatación de esta tendencia nos da una pista sobre dónde investigar para conocer mejor los anhelos y deseos del hombre de nuestro tiempo.

Siguiendo esta intuición, un grupo de profesores universitarios hemos decidido unir nuestras fuerzas para delinear el mapa antropológico del cine de superhéroes en El antifaz transparente. Antropología en el cine de superhéroes (Arturo Encinas (ed.), Ediciones Encuentro, Madrid 2016).

Unos investigaron la costa, otros las zonas montañosas, otros las llanuras. Entre todos hemos intentado hacer comprensible qué imagen del hombre transmite este cine, cómo se enmarca dentro de la posmodernidad, cuáles son sus puntos fuertes y cuáles las regiones menos luminosas.

Razón abierta: primero, dejarse interpelar por la obra

En todo momento hemos intentado acercarnos al fenómeno desde el respeto. No hemos pretendido imponer nuestros esquemas mentales al cine de superhéroes. Hemos preferido que las obras nos interpelen para luego hablar nosotros según lo que estas películas cuentan, no sólo argumentalmente, sino cinematográficamente. En este sentido nos reconocemos en eso que Benedicto XVI llamaba “razón abierta”.

La razón así orientada se acerca a la realidad respetando sus leyes internas, considerando el universo de cada película en su unicidad, preguntándose no sólo por la técnica del cine de superhéroes sino también por lo que este tipo de cine proclama (intencionalmente o por omisión) sobre el hombre y sobre el mundo en el que vivimos.

Se asombrarían al descubrir la profundidad antropológica de los saltos de eje en Hulk (Ang Lee, 2003) o la relevancia del travelling que recorre la habitación del infante Charles Xavier en X-Men: First Class (Matthew Vaughn, 2011) o la importancia de la puesta en escena y la dirección de arte de Batman (Tim Burton, 1989).

El primer tramo del sendero que traza El antifaz transparente se ocupa de la esencia de la superheroicidad en el cine. Para comprender la superheroicidad hemos creído conveniente aclarar qué es la heroicidad, y nada mejor para tal fin que remontarse a los orígenes e ir directos a la cuna de Occidente: Grecia. O, mejor todavía: visitar el taller en donde se fabricó la cuna: la guerra entre el bando panaqueo (todavía no se llama a sí mismo “Grecia”) y los troyanos.

Superman y Batman NO son como Aquiles y Ulises

Allí sitúa Homero a dos hombres que son dos modelos ineludibles del heroísmo occidental: Aquiles y Ulises. Estos dos personajes contienen el modelo de humanidad que se desprende del mito homérico. No olvidemos que lo que cada comunidad humana reconoce como heroico indica cuál es el modelo de humanidad de esa colectividad. ¿Cuál es el modelo de humanidad del mito superheroico, es decir, el modelo de humanidad de nuestra época?

Intentando sentar unas bases antropológicas, se descubre que Superman y Batman no son una mera transposición moderna de Aquiles y Héctor (en contra de lo que algunos autores afirman), sino que forman parte de una mitología totalmente nueva que, a pesar de ser heredera de la tradición heroica occidental, posee una cosmovisión diversa y, por tanto, muestra y educa en una forma distinta de concebir la verdad del ser humano.

Entre otras consecuencias de la superantropología, nos encontramos con que el mito del superhéroe es un relato marcadamente adolescente (cuestión fundamental para conocer la identidad tanto del vengador como del hombre actual).

No obstante, a pesar de su éxito, el mito del superhéroe no es el único mito “moderno” ampliamente aceptado en las últimas décadas. Entre los años treinta y los años sesenta del siglo XX ocurre algo curioso en el mundo de habla inglesa. De un lado del océano, en Estados Unidos, nace el mito del superhéroe, otro relato más que vendrá a poblar ese vacío histórico y narrativo de los descendientes de los conquistadores de América del Norte, quienes encuentran en los superhéroes buenos compañeros para otros personajes cuya leyenda sigue creciendo: los gánsteres y los habitantes del salvaje Oeste.

Del otro lado, en Inglaterra, un profesor universitario llamado J. R. R. Tolkien está elaborando una cosmogonía para un país en el que reconoce la carencia de una mitología propia. Éstas son algunas de las razones por las que la comparación entre el concepto de heroísmo de ambos relatos es sumamente sugerente.

Grandes momentos del cine de superhéroes

El segundo tramo del recorrido está centrado en los superhéroes de forma exclusiva. Para poder analizar el cine de superhéroes con una mínima perspectiva histórica, rescatamos los momentos capitales del cómic de superhéroes para que puedan comprenderse un poco mejor sus adaptaciones cinematográficas. De forma casi simultánea a esta exposición histórica, introducimos un análisis de la evolución del conflicto del personaje en el cine de superhéroes.

Aquí se puede comprobar que el recorrido dramático del superhéroe en el cine guarda muchas semejanzas con la de los personajes de la literatura universal. El superhéroe del cine también encuentra a un William Shakespeare (o varios) que hace de su historia un relato más maduro, consistente y convierte al personaje en alguien con el que podemos identificarnos.

El análisis quieto y concreto de algunos mitos superheroicos en el cine abre la última parte del recorrido a través de una reflexión sobre las películas del superhéroe arácnido.

Es importante tener muy en cuenta el relato original de Peter Parker/Spider-Man, al cual se acude constantemente para analizar las películas más recientes. Ha sido muy enriquecedor apreciar el desarrollo de las diversas perspectivas filosóficas desde las que puede interpretarse el mundo fantástico de uno de los neoyorquinos más queridos de nuestra cultura: el objetivismo, la deontología kantiana, la tradición moral judeocristiana y la posmodernidad.

Sobre el paso de Bruce Wayne/Batman por el cine, hay que prestar especial atención a las aparentes contradicciones de la relectura del mito de Batman llevada a cabo en la trilogía dirigida por Christopher Nolan.

Tras la máscara de Batman se esconden matices mucho más profundos y fundamentales que la cuestión de si Batman es o no de derechas. Lo que el personaje representa -y Nolan subraya- es a un ser humano vulnerable con una poderosísima inteligencia analítica y una voluntad tenaz siempre pendiente de un hilo.

Hablar de justicia en un mundo desencantado

Además de esta cuestión antropológica, abordamos uno de los grandes temas del universo superheroico y del mundo democrático: la justicia. A su vez, apuntan las dificultades de plantear este ideal humano en un mundo desencantado, que es la aportación genuina de la lectura nolaniana al mito de Batman.

Logan, X-Men… el universo mutante de Marvel

En último lugar, entra en acción el supergrupo mutante de Marvel: los X-Men. Desde la perspectiva de cómo el cine ilumina la condición humana, Singer nos abrió los ojos y mostró que los superhéroes tenían mucho recorrido en el cine. Se revela la densidad filosófica de un relato superheroico que muestra, como ningún otro, una gran síntesis de las diversas caras de la posmodernidad: historia, política, ciencia, ideología y, por supuesto, filosofía y teología.

Los superhéroes se ocultan. O, mejor dicho: se exhiben en apariencia irreconocible. Interponen una máscara entre ellos y nosotros para mantener su secreto. El antifaz transparente es un apocalipsis del alma del superhéroe del cine que pretende conseguir un acercamiento a la verdad de esta mitología, abriendo los horizontes de la razón, tal como promueven y recompensan los Premios Razón Abierta.

La obra quiere desarrollarse desde los presupuestos de una razón ensanchada que sea capaz de mirar al hombre completo y no sólo a su intelecto, preguntándose, a partir de una ciencia particular, sobre las grandes preguntas que afectan a todo hombre; quiénes somos, qué hacemos aquí o cómo hemos de vivir para ser realmente felices. Esperamos que El antifaz transparente permita comprender un poco mejor al hombre de nuestra época y, en definitiva, a nosotros mismos y al mundo que nos rodea.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE LOS PREMIOS RAZÓN ABIERTA

Podrán participar docentes e investigadores de cualquiera de la siguientes áreas de trabajo:

· Tecnología de la información y arquitectura
· Ciencias Biomédicas y de la Salud
· Ciencias Jurídicas, Económicas y Sociales
· Ciencias de la Comunicación
· Humanidades, Filosofía y Teología

Dos categorías: investigadores y docentes
Si usted es investigador: La categoría “Investigación” comprende publicaciones científicas que asuman el reto de abordar las preguntas antropológica, epistemológica, ética y del sentido de su ciencia o disciplina particular.

Si usted es docente: La categoría “Docencia” comprende la presentación de Programas Académicos que expliquen de qué forma se integran, en la enseñanza de la ciencia o disciplina particular, las preguntas antropológica, epistemológica, ética y del sentido. Se admitirán trabajos en dos lenguas: español e inglés.

¿En qué consiste el premio?
El premio consistirá en 100.000€ repartidos en 4 premios de la siguiente forma:

Se otorgarán 2 premios de 25.000 euros, en la categoría de Investigación y 2 premios de 25.000 euros, en la categoría de docencia. Además, se divulgarán las 15 obras finalistas no premiadas.

El último día de aceptación de trabajos será el 30 de Abril 2017.

Cómo inscribirse
La presentación de los trabajos se debe realizar a través de la propia web www.premiosrazonabierta.org en los apartados de ENVIAR TRABAJO DE INVESTIGACIÓN y ENVIAR TRABAJO DE DOCENCIA dentro de la categoría PREMIOS.

Más información sobre los premios, bases, plazos, etc. en www.premiosrazonabierta.org

Written by Rafael de la Piedra