LOGO

¿Tiene sentido tener fe hoy en día?
¿Dónde encontrar las respuestas a nuestras inquietudes más profundas?
¿Cuáles son las razones para creer?

Catequista es víctima de delincuencia y salva 6 vidas tras perder la suya 51584437_10157030376123142_1324021315073474560_n Full view

Catequista es víctima de delincuencia y salva 6 vidas tras perder la suya

Un joven catequista de 18 años fue víctima de la delincuencia y, tras fallecer, pudo salvar 6 vidas con la donación de sus órganos en Perú.

https://www.aciprensa.com/noticias/catequista-es-victima-de-delincuencia-y-salva-6-vidas-tras-perder-la-suya-47030

Ángel Mateo Mendoza murió luego que una bala le impactó en la cabeza cuando iba a bordo de un colectivo en el distrito de San Juan de Miraflores, en el sur de la ciudad de Lima.

Las cámaras de seguridad mostraron el momento en que dos presuntos delincuentes huyeron luego de intentar un asalto, cuando se cree se habría producido el disparo.

Según informa un medio local, el joven falleció tras permanecer internado tres días en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Rebagliati.

En declaraciones a América TV, el padre del joven, Jhon Patrick Mateo Rucana, afirmó que su hijo “es una bendición de Dios. No tenía nada de malo, era una excelente persona, un excelente amigo, excelente todo”.

“Él había dicho, por qué la gente no dona sus órganos para que salven vidas, porque la vida es bonita. Estamos en el hospital y lo hicimos, donamos sus órganos”, explicó. La familia cumplió la voluntad del joven y así se pudo salvar la vida de 6 personas, incluido un bebé de 8 meses.

Tras la noticia de la muerte de Ángel, el P. César Valdivia de la Parroquia San Ricardo en el distrito de La Victoria compartió un sentido testimonio sobre el joven.

“Esta vez me tocó ver el trabajo de otros, conocí un fruto bueno, un joven, recibí una cosecha. Tú lo conoces, era Ángel, tu discípulo, tu pequeño, nuestro pequeño. Tú me comprendes. Siempre lo seguí con la mirada y mis oraciones. Conversaba con él. Estuve cerca por si me necesitaba. Le sacaba brillo como cuando uno encuentra una manzana en el mercado y la quiere todavía mejorar más. Era mi labor sumarle más perfección”, escribió el sacerdote en su cuenta de Facebook.

“Alumno notable, compañero generoso, cristiano servicial, acólito, catequista de Primera Comunión. Que, según me dijo un día, quería dedicar su vida a ‘enseñar la fe a los demás’. Yo le creí, y refresqué mi piedad. Tú Jesús permitiste que le cayera una bala fruto de la violencia callejera, y te lo llevaste. Sus órganos todavía vivos fueron donados, fruto de su generosa voluntad. Un fruto maduro, listo para la cosecha”, prosiguió el sacerdote.

“Antes pensaba Señor que la siembra era la más ardua, la que más cuesta, pero no siempre es así. A veces cuando vienes de pronto a cosechar a tus hijos que ya están listos es difícil. Nosotros los sembradores, los trabajadores de la viña, nos quedamos en una pieza. Hoy he aprendido a sufrir en la cosecha. Pensé que las cosechas solo daban alegría. Me equivoqué. Gracias Señor por seguirme enseñando, y te pido con sencillez que recibas a Ángel en tu gloria. Diste la vida por él en la Cruz, no lo olvides”, concluyó.

El Catecismo de la Iglesia Católica establece en el número 2296 el criterio moral para la adecuada donación y trasplante de órganos: “El trasplante de órganos es conforme a la ley moral si los daños y los riesgos físicos y psíquicos que padece el donante son proporcionados al bien que se busca para el destinatario. La donación de órganos después de la muerte es un acto noble y meritorio, que debe ser alentado como manifestación de solidaridad generosa”.

“Es moralmente inadmisible si el donante o sus legítimos representantes no han dado su explícito consentimiento. Además, no se puede admitir moralmente la mutilación que deja inválido, o provocar directamente la muerte, aunque se haga para retrasar la muerte de otras personas”.

Written by Rafael de la Piedra