LOGO

¿Tiene sentido tener fe hoy en día?
¿Dónde encontrar las respuestas a nuestras inquietudes más profundas?
¿Cuáles son las razones para creer?

Jesucristo sufrió una luxación mandibular por los golpes recibidos sabana-santa Full view

Jesucristo sufrió una luxación mandibular por los golpes recibidos

Cirujanos y dentistas de la Universidad de Brescia (Italia) defienden que el hombre de la Sábana Santa padeció daños en la mandíbula por los fuertes golpes que recibió.

Así lo han afirmado los expertos de esta Universidad en un artículo científico publicado en junio de este mismo año. Son muchos los debates que existen alrededor de la Sábana Santa, el lienzo del que nos hablan los evangelios, la sábana en la cual José de Arimatea con ayuda de Nicodemo, envolvió el cuerpo de Jesús tras su muerte en la cruz.

http://www.infovaticana.com/

Esta sábana, también llamada Síndone de Turín, muestra la imagen del cuerpo de un hombre que presenta marcas y heridas propias de una crucifixión. Han sido incontables los estudios que se han hecho acerca de este lienzo, y a pesar de que la mayoría demuestran que se trata de la imagen del cuerpo del hijo de Dios, la incredulidad sigue protagonizando algunas de de las discusiones que giran entorno a este tema.

Un nuevo estudio llevado a cabo por cirujanos maxilofaciales y dentistas de Italia, ha demostrado que el hombre de la Sábana Santa sufrió una luxación de la articulación temporo-mandibular. Si era, como parece que demuestran los estudios realizados, a Jesucristo se le desencajó la mandíbula por culpa de los puñetazos que le dieron los hombres que le llevaron a la muerte.

La luxación de la articulación temporo-mandibular, es una rotura en el hueso de la mandíbula, lo que significa que la parte inferior se ha salido de su posición en una o ambas articulaciones a través de las que se conecta al cráneo. Una de las causas principales de esta rotura es la agresión física.

Se trata del primer estudio cefalométrico hecho sobre la cara de la Sábana Santa, realizado sobre una fotografía de 1931 en blanco y negro, que originalmente era de color sepia. Es un descubrimiento nuevo, otra prueba más que tendrán que tener en cuenta los más escépticos, aunque al final, todo es cuestión de fe.

Written by Rafael de la Piedra