LOGO

¿Tiene sentido tener fe hoy en día?
¿Dónde encontrar las respuestas a nuestras inquietudes más profundas?
¿Cuáles son las razones para creer?

Lo que implica decir: «Yo te absuelvo» 300_0_cardenalmuller Full view

Lo que implica decir: «Yo te absuelvo»

Esta es una interesante reflexión del Cardenal Müller, prefecto emérito de la Congregación para la Doctrina de la Fe, sobre la absolución sacramental, el sacramento de la reconciliación y la culpa subjetiva en una persona.

http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=31189

(First Things/InfoCatólica) Muchos sugieren hoy que se puede dar la absolución sacramental a los penitentes que, debido a circunstancias atenuantes, se puede decir que están libres de culpabilidad subjetiva ante Dios, a pesar de que continúan viviendo en un estado objetivo de pecado grave. La distinción entre un estado objetivo de pecado y una culpabilidad subjetiva es generalmente reconocida por la tradición teológica católica. Lo que es más controvertido es su aplicación al orden sacramental. ¿Es posible utilizar la probable ausencia de culpabilidad subjetiva como criterio para otorgar la absolución? ¿No significaría esto convertir los sacramentos en realidades subjetivas, que son contrarias a su propia naturaleza como signos de gracia efectivos, visibles y, por lo tanto, objetivos?

Para responder a esta pregunta, es necesario ir a las raíces del sacramento de la reconciliación. En su amor por nosotros, Dios nos toma a los seres humanos tan seriamente como para entregar a su Hijo unigénito a la muerte más terrible y vergonzosa en la Cruz (Juan 3,16), para que nuestros pecados puedan ser perdonados y podamos reconciliarnos con Él (2 Cor 5,19). Si tal es el precio de nuestra salvación, entonces los obispos y sacerdotes no pueden tomar a la ligera la autoridad que han recibido de Cristo mismo (Mt 18,18; Juan 20,22) para perdonar aquellos pecados que un penitente ha confesado y de los cuales se ha arrepentido

Porque es con la autoridad divina que el apóstol pronuncia la palabra de reconciliación a los fieles (2 Cor 5,20). El sacramento de la reconciliación con Dios y con la Iglesia como el cuerpo de Cristo requiere la confesión de todos los pecados graves en su totalidad. Esta necesidad se deriva de una preocupación por la salvación eterna y es, como tal, de mayor importancia que el sentido transitorio de la comodidad de un cristiano, que el confesor puede temer perturbar. Para poder juzgar si perdonar o retener los pecados de alguien (Jn 20,23), el sacerdote debe conocer qué pecados graves ha cometido el penitente. Estos son los pecados públicos y privados cometidos en sus pensamientos, palabras, acciones y omisiones, que han violado los mandamientos de Dios, que son la revelación de su santo y santificador designio de amor por nosotros.

No es suficiente simplemente llamarse pecador en general. Esto podría ser una excusa: uno está sujeto a la debilidad humana, como todos los demás. Los pecados se relativizan como defectos humanos omnipresentes. En realidad, sin embargo, el cristiano bautizado no está atrapado en la dialéctica de Lutero del simul iustus et peccator («al mismo tiempo, una persona justa y pecadora»). A través del bautismo, hemos sido verdaderamente regenerados. Ya no somos esclavos del pecado, sino que nos hemos convertido en amigos e hijos de Dios. Estamos en estado de gracia santificante. No es necesario que el pecado se desprenda de la debilidad restante (concupiscencia). Más bien, el pecado es el resultado de un acto consciente y deliberado contra la santidad de Dios y el amor de Cristo que derramó su sangre en la Cruz para el perdón de los pecados. Fue al aceptar libremente la fe y la gracia que nos convertimos en hijos de Dios. De la misma manera, necesitamos cooperar con la venida del Reino a este mundo, sirviendo al cumplimiento de la voluntad de Dios en la tierra como en el cielo. Toda la vida del cristiano es una imitación continua del Señor crucificado y resucitado. A través de pecados graves, nos separamos de Dios y nos excluimos de la herencia de la vida eterna.

El amor no hace innecesario el cumplimiento de los mandamientos de Dios

El amor no hace innecesario el cumplimiento de los mandamientos de Dios, sino que es su forma más profunda de realización. Los mandamientos no son recetas externas, que prometen recompensa a aquellos que las cumplen y amenazan con castigar a aquellos que no las observan. En cambio, son la revelación del diseño salvífico de Dios, que nos indica el camino de su amor. Todo pecado mortal es una contradicción consciente y deliberada de la voluntad de Dios. Este es el aspecto formal que convierte un acto malo en un pecado mortal, cuyo aspecto material es el contenido de la acción. De ahí que el apóstol Pablo pueda decir categóricamente: «Ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros. . . heredarán el reino de Dios»(1 Cor 6, 9-10).

El Concilio de Trento (1551) enseña que los pecados mortales nos hacen enemigos de Dios y nos entregan a la condenación eterna a menos que nos arrepintamos, confesemos nuestros pecados y, con las obras de reparación, obtengamos la absolución y la restauración al estado de gracia santificante. El penitente, por lo tanto, tiene que confesar a su confesor todos los pecados mortales públicos y privados de los que tiene conocimiento después de un serio examen de conciencia (DH 1680). Él o ella también necesita indicar aquellas circunstancias que pueden cambiar la naturaleza del pecado (DH 1681). A lo que se hace referencia aquí no son las circunstancias atenuantes que reducen la gravedad de la culpa y nos hacen merecer menos castigo. Más bien, lo que se quiere decir son aquellas circunstancias que cambian la especie del acto y, por lo tanto, exigen un tipo diferente de penitencia y castigo, que debe ser determinado por el confesor que actúa como juez. Es importante subrayar que la motivación del confesor es la salvación del penitente.

Por lo tanto, el Concilio tiene toda la razón al rechazar la polémica protestante que ve en el requisito de una confesión completa de los propios pecados una especie de «tortura de conciencia» en el confesionario (DH 1682). ¿Qué pasa si el penitente no es responsable por sus pecados, por falta de conocimiento o responsabilidad? La libertad de una persona puede verse afectada debido a la ignorancia. Solo Dios es capaz de juzgar la culpabilidad subjetiva de una persona. Todo lo que el confesor puede hacer es ayudar cuidadosamente al penitente en su examen de conciencia. Pero ni siquiera el penitente puede decidir en qué medida Dios lo responsabiliza del pecado. Tratar de hacerlo simplemente significaría justificarse.

Incluso si no estoy consciente de ninguna culpa, no puedo estar absolutamente seguro de mi salvación y siempre debo confiarme mí mismo al juicio de la gracia de Dios. La Iglesia no puede adelantarse ni siquiera a intervenir en el juicio de Dios. Los apóstoles y por lo tanto los obispos y sacerdotes son solo siervos de Cristo y administradores de sus sacramentos. Pueden administrar los sacramentos como un medio de gracia solo de acuerdo con la forma en que Cristo los instituyó y de acuerdo con su mandato a la Iglesia.

Absolver sin haber arrepentimiento confirma al pecador en el error

También debemos tener en cuenta la posibilidad de que la ignorancia sea en sí misma culpable, como cuando sirve como excusa para no tener que cambiar la forma de vida. Recordemos la enseñanza del Concilio de los Sens, según la cual uno puede pecar, incluso si uno actúa con ignorancia (DH 730). Incluso si un confesor puede encontrar razones que hablen a favor de la responsabilidad disminuida de un penitente, el confesor no debe olvidar que estas mismas razones le impiden a la persona discernir su situación ante Dios de la manera correcta. En cualquier caso, decir «te absuelvo» en estos casos equivaldría a confirmar el error en el que vive la persona, un error que es profundamente perjudicial para su capacidad de vivir de acuerdo con el plan amoroso de Dios.

Es crucial recordar que los sacramentos no son encuentros privados interiores de los fieles con Dios, sino expresiones visibles de la fe de la Iglesia. Esta es la razón por la cual la disciplina eclesial que gobierna la admisión a los sacramentos siempre ha requerido que los fieles no se encuentren en contradicción con la forma de vida cristiana. Santo Tomás dice que admitir a alguien a los sacramentos que continúa viviendo en pecado significa introducir «una falsedad en los signos sacramentales» (S.Th. III 68 4). Por lo tanto, uno podría estar sin culpa ante Dios debido a la ignorancia invencible y aun así no ser capaz de recibir la absolución.

Las palabras «te absuelvo de tus pecados» no ratifican la falta de responsabilidad del arrepentido ante Dios. Más bien, expresan y logran su reconciliación con Dios, su reincorporación al cuerpo visible de Cristo, que es la Iglesia. Por lo tanto, para que estas palabras sean significativas, el penitente tiene que tomar la resolución firme de vivir de acuerdo con la forma de vida que Cristo nos ha enseñado y que la Iglesia da testimonio en el mundo. Hacer lo contrario sería «subjetivizar» la economía sacramental de la Iglesia, convirtiéndola en una función de nuestra relación invisible con Dios. Significaría descarnar los sacramentos de la carne visible de Cristo y de su cuerpo, que es la Iglesia.

Existe un caso de naturaleza completamente diferente si, por razones externas, era imposible aclarar canónicamente el estado de una determinada unión, y, por ejemplo, un hombre tiene pruebas de que su pretendido matrimonio con una mujer era inválido, aunque por alguna razón él no puede presentar estas pruebas en el foro eclesial. Este caso es completamente diferente del de una persona válidamente casada que pide el sacramento de la Penitencia sin querer abandonar una relación sexual estable con otra persona, ya sea como concubinato o como «matrimonio» civil, lo cual no es válido ante Dios y la Iglesia. Mientras que en esta última situación hay una contradicción con la práctica sacramental de la Iglesia (una cuestión de derecho divino), en la primera la discusión se centra en el modo de determinar si un matrimonio era nulo o no (una cuestión de derecho eclesiástico).

 

El Cristo justo versus el Jesús misericordioso

Teológicamente, las cosas son muy claras. Las palabras de Cristo, la enseñanza de los Apóstoles y, por lo tanto, el dogma de la Iglesia, constituyen una clara guía para cualquier esfuerzo pastoral para sostener al cristiano individual en su peregrinación a Dios. Fueron los antiguos fariseos (cuyo nombre hoy en día se usa con demasiada frecuencia como un término despectivo) quienes trataron de poner a Jesús en el mismo lugar con respecto a la indisolubilidad del matrimonio. Por un lado, todos quieren aferrarse a la indisolubilidad conyugal como parte del plan del Creador para el matrimonio entre un hombre y una mujer. Por otro lado, algunos buscan eludir el mandamiento de Cristo. Su pretexto es que, aparte del «Cristo estricto» como legislador del Nuevo Pacto, también está el «Jesús misericordioso» del Evangelio, familiarizado con el hecho de que el ideal se enfrenta a la realidad vivida concreta de la humanidad que se ve interrumpida por el pecado de Adán, Jesús responde no como fariseo sino contra los fariseos, e incluso contra la objeción de los apóstoles que afirman conocer la praxis humana y la realidad mejor que Jesús mismo, que «el que se divorcia de su mujer y se casa con otra, comete adulterio», que también aplica a la mujer que se casa con un hombre que no es soltero o viudo (Mc 10,11-12).

Según el apóstol Pablo, si los esposos se han separado, deberían esforzarse por reconciliarse. Si la reconciliación no es posible, deben permanecer solteros hasta la muerte del compañero legítimo (1 Cor 7,11, 39). Es cierto para todos que la recepción sacramental de la Sagrada Comunión solo es fructífera cuando uno está en el estado de gracia santificante. Pero incluso independientemente de la cuestión del estado subjetivo de gracia de uno -en el cual finalmente solo Dios es el juez- es necesario que aquellos que viven en una contradicción objetiva a los mandamientos de Dios y al orden sacramental de la Iglesia tomen la determinación de cambiar su forma de vida para recibir la reconciliación con Dios y la Iglesia en el sacramento de la Penitencia.

En muchas situaciones complicadas, frente a ideologías hostiles al matrimonio, y en un contexto en el que la transmisión de la fe ha sido con demasiada frecuencia superficial, el mayordomo sabio de la gracia divina guiará gentilmente a los cristianos, quienes buscan seriamente una vida de fe, para ver su situación familiar a la luz del Evangelio de Cristo. En los casos en que hay razones graves para no declarar disuelto el vínculo y donde no se pudo obtener una declaración de nulidad del primer matrimonio, el objetivo de este viaje a menudo difícil y largo es que las personas vengan a vivir juntos como hermanos y hermanas y así también tener acceso a la Sagrada Comunión.

Además, no debemos olvidar que la fe católica no reduce el misterio de la Eucaristía a la recepción de la Sagrada Comunión. Lo que es decisivo es ante todo la participación en el Sacrificio Eucarístico. La principal preocupación de los pastores de la Iglesia debe ser el cumplimiento de los fieles de su obligación dominical. Dios ciertamente no negará su amor a aquellos que, a pesar de repetidos fracasos, humildemente le piden su gracia, para que puedan cumplir los mandamientos. Sobre todo en vista de nuestros propios pecados, debemos respetar y ayudar amorosamente en nuestra peregrinación común a aquellos de nuestros hermanos y hermanas que sienten que están en un dilema cuando se trata de situaciones familiares y que a pesar de su buena voluntad, lo hacen no siempre logran vivir de acuerdo con los mandamientos de Dios. Es cierto que los confesores también son jueces. Pero realizan este papel no por orgullo humano, para condenar al pecador. Más bien, su juicio es como el diagnóstico de un médico sabio, que busca conocer la naturaleza de la enfermedad y luego derrama aceite y vino sobre las heridas, como hizo el misericordioso samaritano, devolviendo a la gente al refugio de la Santa Madre Iglesia.

El cardenal Müller es ex prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Written by Rafael de la Piedra